Lo que NO debes hacer al emprender tu propio negocio. | Felipe Gonzalez Gervaso | Felipe Gonzalez Gervaso

 

Generalmente nos mantenemos siempre informados con los mejores consejos, experiencias e información necesaria para poder hacer de nuestros proyectos de emprendimiento algo exitoso, pero pocas veces escuchamos de aquellas cosas que no debes de hacer para mermar el progreso de nuestro negocio, al no sentir restricciones comúnmente las pasamos por alto o tenemos esa sensación de que las podemos hacer bajo nuestro propio riesgo, pero la verdad es que hay muchos malos hábitos que nos permitimos por falta de una buena orientación, hábitos que conducen al fracaso inminente de no erradicarlos de manera inmediata.

Permanecer en un término medio o zona de confort son unos de los hábitos que en algún momento puede afectar, ya que comúnmente nos dicen que seamos creativos e innovadores, pero ¿exactamente en qué momento?, es por eso que muchos esperan hasta que los números de la empresa estén en rojo para poder implementar maniobras de emergencia, pero para entonces puede ser demasiado tarde, la estratégia no solo de la empresa es importante, sino la constante evolución a pesar del éxito momentáneo lo es también, por eso hay que obedecer nuestro instinto, ser estratégicos, y realizar algunos riesgos planeados para poder abrirse ante la competitividad.

Pero incluso en ser innovadores y creativos puede ser contraproducente si no se planea de manera adecuada, ya que la idea es siempre ofrecer algo que las personas necesitan, por lo que encerrarse en ideas propias ignorando por completo lo que el cliente tiene que decir es un error fatal. La frase “el cliente siempre tiene la razón” puede ser aplicada de manera positiva a tu empresa especialmente si usas esa perspectiva para encontrar aquello que te hace falta para innovar, ahorrándote el riesgo de que dicha innovación no sea bienvenida por el público, por eso ve a lo seguro escuchando lo que el cliente tiene que decir, desde las cosas buenas, hasta las críticas malas, es por eso que hasta las más grandes empresas exitosas invierten una gran cantidad de dinero en realizar campañas para acercarse  a sus consumidores y realizar encuestas, creando redes sociales, buzón de sugerencias y quejas, y más medios para conocer lo que el cliente busca en nuestros servicios haciéndolo más rentable.

Esto nos lleva a otro gran error de todo emprendedor, el encariñarse demasiado con sus ideologías, y es que comúnmente nos dicen que nuestro negocio es como un “bebé”, pero no nos percatamos de que incluso podemos ser “padres” sobreprotectores en donde ponemos  a nuestros “bebé” en una jaula para que nadie lo toque y lo perturbe, sin embargo, al igual que toda empresa madura, esta debe de volar con sus propias alas.

Es decir, debes dejar que tu negocio comience a evolucionar y re estructurarse si es necesario incluso aunque pierda un poco su forma original, al fin y al cabo la empresa debe de adaptarse a las demandas de los clientes y debe de tratar de superar siempre a la competencia, por eso aunque ya no se parezca tanto a nuestro “bebé”, es necesario dejarlo adquirir su propio carácter.

 

Espero que te ayude.
Sigue leyendo en Felipe González Gervaso

Share This