Adaptarse a los cambios | Felipe Gonzalez Gervaso

Adaptarse a los cambios de la gestión empresarial no es imposible

Adaptarse a los cambios en la actualidad, las empresas y las organizaciones viven un constante cambio. Se transita por un desigual y difícil proceso de transformación en el que el modelo de producción, de organización del trabajo y de conducción de las personas está en crisis. Para Felipe González Gervaso, experto en liderazgo y emprendimiento, esto se debe a que hoy día conviven distintos paradigmas de gestión del trabajo y las personas se ven sometidas a la dualidad de estos modelos.

Las empresas han experimentado muchas transformaciones y formas de organizar, así como de gestionar el trabajo con el objetivo de mejorar la competitividad, a través del aumento de la productividad organizacional. Por ello, nuestro especialista les comparte algunas calves para adaptarse a los cambios de la gestión empresarial.

 

Gestión por objetivos

En vista de los actuales cambios, se deban fijar y acordar los objetivos a lograr. A partir de ello, las personas involucradas se comprometen a expresar sus conocimientos, habilidades, creatividad y motivación para superar todo tipo de desafíos o inconvenientes a fin de lograr las metas trazadas.

 

Por esta razón, la tendencia en muchas empresas es tener el dominio de las decisiones estratégicas, y descentralizarlas decisiones operativas.

 

Trabajo en equipo

 

El concepto de equipo de trabajo era inexistente en el modelo de la empresa tradicional y ahora es completamente novedoso. La necesidad de trabajar en equipo surge cuando se comprende que para propiciar el conocimiento y la iniciativa de los empleados, se deben generar espacios donde se forjen las diversas ideas, así como la coordinación de actividades, alternativas y procesos para el buen provecho de las metas establecidas.

 

El experto Felipe González Gervaso les recomienda a los emprendedores que durante la ejecución de un trabajo complejo, es necesario reunir a un grupo multidisciplinario de personas que se conjuguen y complementen entre ellos. Todos deben pensar y actuar de forma diferente y, por lo tanto, la única manera de realizarlo es actuando como un equipo de trabajo.

 

 

 

La confianza

 

En los ámbitos organizacionales en los que las conductas que se esperan y se valoran son la obediencia y la disciplina, el personal se deja llevar de manera constante por el temor y la desconfianza. Por el contrario, cuando se valora el compromiso, la motivación y la capacidad de aporte que pueda generar cada individuo y el equipo, se tiene como resultado una cultura de organización basada en la confianza, el entusiasmo y el optimismo.

 

Finalmente, Felipe González Gervaso, quien también es experto en autoayuda, concluye que cuando los miembros del equipo se comprometen con el logro de los objetivos, ordenan los recursos y determinan las tareas y roles de la manera que lo consideran más conveniente; diseñan procesos y evalúan el trabajo en función del valor que generan para la organización y el cliente, haciéndose responsables por los resultados obtenidos.

Espero que te sea úti este artículo: Adaptarse a los cambios de la gestión empresarial no es imposible

Imágenes.pixabay.com

Share This