Aprender de casos reales | Felipe Gonzalez Gervaso

Aprender de casos reales. Leerse miles de libros no siempre es suficiente para aprender los secretos del emprendimiento, así lo afirma el experto en liderazgo Felipe González Gervaso, quien también coincide con aquel refrán popular que dice: “la práctica hace al maestro”.

Según el especialista muchas veces pasamos una gran cantidad de horas estudiando algunos libros, e incluso llegamos a pensar que lo hemos comprendido todo. Pero cuando llega el momento de aplicar lo que “aprendimos” en la práctica, notamos que no todo es como nos  los plantea la teoría.

Y es que para aprender a aplicar todo ese conocimiento teórico que adquirimos, es necesario complementar nuestro aprendizaje con situaciones reales. A esta técnica se le conoce como el método del caso.

El método del caso, ¿en qué consiste?

El método del caso es una técnica donde los estudiantes del mundo empresarial estudian y analizan situaciones reales para aprender más acerca de cómo actuar frente a posibles circunstancias una vez que emprendan sus ideas negocios.

De esta forma tienen la posibilidad de poner en práctica la teoría que han aprendido, enfrentándose a casos reales.  Eso sí, aplicar este método aporta los siguientes beneficios:

 

Promueve el desarrollo de la perspectiva crítica

Según el experto Felipe González Gervaso, cuando pones a un futuro emprendedor a estudiar diferentes casos basados en situaciones reales para  que ofrezca posibles soluciones, éste irá desarrollando su capacidad crítica y va agudizando su intuición y facultad de analizar.

 

Se desarrolla la capacidad de tomar decisiones

La capacidad de tomar decisiones también se va desarrollando con el estudio de estos casos, ya que el futuro emprendedor se ve en la obligación de escoger una opción entre una amplia gama de potenciales soluciones, tras estudiar las ventajas y desventajas de cada alternativa.

 

Amplía la visión frente al estudio de una situación

A través del método del caso, el estudiante del mundo empresarial ejerce diferentes funciones dentro de la situación que se le presenta, así puede evaluar las distintas perspectivas.

Así va potenciando su visión de los hechos, lo que se traducirá en el desarrollo de capacidades para resolver los conflictos.

            Abre las posibilidades crear una metodología propia

Evaluar un caso real de manera individual hace posible que el estudiante desarrolle su propia metodología para la resolución de un conflicto dentro de una empresa, partiendo de sus fortalezas y debilidades.

En definitiva, el especialista Felipe González Gervaso sostiene que aprender de casos reales permite comprender de manera más efectiva la teoría que estudiamos, así como también ayuda a prepararnos mejor ante diferentes situaciones durante la puesta en marcha del proyecto.

 

Share This