El exceso de comodidad nos vuelve lentos y perezosos | Felipe Gonzalez Gervaso

El exceso de comodidad nos vuelve lentos y perezosos. El especialista en motivación y autoayuda, Felipe González Gervaso, nos ha explicado que el exceso de comodidad muchas veces puede llegar a convertirse en una excusa para no atrevernos a desarrollar nuestro potencial.

¿Sabes por qué? Pues no salir de nuestra zona de confort podría impedir que avancemos y nos quedemos estancados, incluso nos vuelve lentos y perezosos. Todo por el hecho de apostar siempre a lo seguro y esperar que las oportunidades aparezcan mágicamente.  

El camino hacia el éxito implica asumir riesgos

 

Naturalmente, el cuerpo del ser humano está diseñado para estar en movimiento, así que el exceso de comodidad no es tan positivo, pues podría llegar a convertirse en nuestro principal obstáculo para ser personas exitosas.

 

Las personas que realmente tienen el deseo de alcanzar sus aspiraciones, deben saber que el camino hacia el éxito supone superar obstáculos y asumir riesgos. Por esta y otras razones, el experto Felipe González Gervaso, no recomienda aferrarnos excesivamente a nuestra zona de confort. ¡Descubre por qué!

 

Los obstáculos nos ayudan a crecer

 

Para superarnos siempre es necesario afrontar retos y desafíos que nos asusten, y que nos haga sentir incómodos. Y es que todas estas situaciones nos ayudan a crecer, aportándonos grandes aprendizajes y lecciones de vida que abren camino hacia una vida exitosa.

 

El exceso de comodidad a veces nos no permite ver más allá     

 

Aquello que nos resulta cómodo no siempre es lo mejor para nosotros, y más cuando nos hemos trazado metas grandes que implican sobrepasar nuestros límites. No olvides que más allá del confort, existe un mundo de posibilidades que puedes aprovechar para superarte y avanzar.

 

Promueve la conformidad y el sedentarismo

 

Alcanzar nuestros sueños es sinónimo de dedicación, esfuerzo, acción, ensayo y error, hasta que finalmente acertamos. En otras palabras, significa pasar noches sin dormir, trabajar horas extras, pero también conseguir un punto de equilibrio entre nuestros proyectos y nuestra vida personal.

 

La comodidad excesiva es todo lo contrario a los términos que definen el éxito. ¿Por qué? ¡Simple!, es una excusa para no esforzarte ya que entras en un estado de conformidad que es sumamente tóxica para nuestros sueños, e inclusive fomenta el sedentarismo.

 

En síntesis, la satisfacción personal y el éxito no son conceptos que se alinean con aquellos que no se atreven a salir de su zona de confort, porque terminan transformándose en personas lentas y perezosas, así lo afirma el especialista Felipe González Gervaso.

 

Imágenes: Pixabay.com

Share This