El éxito es el resultado de un crecimiento constante | Felipe Gonzalez Gervaso

El éxito es el resultado de un crecimiento constante

Por muy exitosa que sea una persona, esto no significa que no deba preocuparse por crecer más. De lo contrario, existe el riesgo de que todos los frutos que haya sembrado y cosechado terminen pudriéndose, siempre hay siempre es necesario tratarlos y “regarlos”.

Esto lo sabe muy bien nuestro especialista en motivación, Felipe González Gervaso, quien esta vez nos has explicado que “el éxito es el resultado de un crecimiento constante”. ¿Lo dirá por experiencia? Estamos seguros de que es así.

A continuación vamos a analizar tres puntos importantes que te permitirán conocer la verdad que esconde esta frase llena de sabiduría.

  1. La vida es un aprendizaje

Sí, como lo lees, la vida es un aprendizaje. Puedes vivir bastante, estudiar bastante y ser un genio en algún oficio en concreto, pero nunca es tarde para aprender algo nuevo. Incluso, las circunstancias inesperadas son las que más nos ayudan a crecer.

Porque, seamos honestos, la mayoría de las personas aprendemos más de los momentos amargos que de los momentos felices. Esto es una realidad insoslayable, de hecho nos atrevemos a decir que es parte de la naturaleza humana.

  1. Los errores son necesarios

Dicen que no hay mejor profesor que un error. Y es verdad, los errores son parte de todo este crecimiento constante, ya que hasta las personas más inteligentes e ingeniosas del mundo se han equivocado alguna vez, pasando por Albert Einstein hasta Steve Job y muchos más.

Entonces ¿por qué no podemos permitirnos cometer un error? Nada es perfecto y saber comprender esto es algo que te ayudará a crecer.

Así que te aconsejamos sacarle partido a los errores que cometas para que realices los ajustes y puedas acercarte cada vez más a la excelencia.

  1. No hay que dejar de prepararse

La preparación también forma parte de ese crecimiento constante que nos permite seguir siendo exitosos.

Recordemos que estamos viviendo en una época donde los avances tecnológicos están transformando el mundo, por lo que no adaptarse a estos cambios podría pasarnos factura, al menos en el ámbito empresarial.

Desde luego, la preparación no solo tiene que ser un tema académico, sino también mental y espiritual porque el conocimiento o la experiencia en una profesión no siempre nos sacan de momentos difíciles.

Pues, según Felipe González Gervaso, en la vida hay situaciones que no se resuelven con los conocimientos que obtenemos de un título universitario, de un curso o una inducción, sino de nuestra fortaleza mental y de nuestra voluntad  para lograr lo que queremos.

¿Te gusto este post? Compártelo con tus amigos. J

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Gracias!

Share This