Emprendedor: ¡Rompe los malos hábitos! | Felipe Gonzalez Gervaso

Emprendedor: ¡Rompe los malos hábitos!

Deshacerse de los malos hábitos puede representar todo un desafío, ya que éstos -por lo general- derivan de una afición o una adicción que no siempre se traduce en acciones graves. Sin embargo, a pesar de lo inofensivos que parezcan en algunos casos, la verdad es que consumen nuestra energía y nos hace menos productivos, así lo afirma Felipe González Gervaso, especialista en autoayuda y emprendimiento.

Existen acciones simples que convertimos en hábitos y que terminan acarreando consecuencias negativas. Por ejemplo, actos como mordernos las uñas en aquellos momentos en que nos sentimos nerviosos o estresados. Esto no es para nada productivo incluso nos puede limitar solventar el problema por el que estemos atravesando en esa instancia.

Romper los malos hábitos, ¿es imposible?

Este tipo de acciones se pueden eliminar, pero el primer paso para lograrlo es proponérselo y luego trabajar en ello. Teniendo en cuenta estos aspectos, el especialista en autoayuda ha compartido los métodos más efectivos para acabar con este problema. ¡Empecemos!

Imagina un episodio que te atemorice

Juega con tu mente y crea un contexto (imaginario) que normalmente te conlleve a realizar ese mal hábito. Con esta práctica la idea es destruir esa acción que el cerebro considera como relajante, de esta forma tu mente relacionará ese acto con un hecho trágico o un escenario horrible.

El experto Felipe González Gervaso sostiene que con este tipo de entrenamiento mental, el cerebro dejará de asociar ese mal hábito como una acción agradable. Eso sí, hay que practicarlo con frecuencia.

Romper con el patrón cerebral decisivamente

Cuando se habla de un patrón cerebral nos referimos a que la mente se comporta siempre de la misma manera ante un escenario que produce esa acción negativa.

Una forma de combatir este problema es encontrar alguna actividad que involucre algún desempeño físico para acabar con este mal, por ejemplo: hacer ejercicio o tomar una ducha bien fría.  De este modo se entra en un proceso de negación ante ese hábito improductivo.

Sustituye esas acciones por pensamientos placenteros para ti

Erradicar el patrón cerebral no es suficiente para acabar con los malos hábitos, así que no solo tienes que realizar alguna actividad, sino también romperlos con pensamientos positivos mientras corres, caminas, etc.

Por ejemplo, si tienes la costumbre de hacer ejercicio para deshacerte de la ansiedad, lo recomendable es que mientras realizas la actividad física pienses en experiencias o aficiones que sean placenteras para ti.

Finalmente, Felipe González Gervaso, quien también es experto en liderazgo, explica que los malos hábitos no son sencillos de eliminar, pero que si pones en práctica estos métodos, lograrás ser más productivo y abrirás las posibilidades de alcanzar el éxito en tus proyectos.

 

 

Imágenes Pixabay.com

Share This