El fracaso como una entrada hacia la sabiduría y el éxito. | Felipe Gonzalez Gervaso

Cuando nos enfrentamos ante situaciones  negativas como errores y el fracaso, es natural sentirnos mal especialmente cuando se sufre una perdida, puede ser que hayamos perdido la relación con un amigo, un familiar, ver caer lo que construirnos con tanto esfuerzo y sacrificios es motivo de dolor, y es relativamente fácil caer ante ella y permanecer en un estado de ánimo negativo que puede afectar nuestro estilo de vida.

Hay  muchas personas que tras el fracaso y desmoronamiento de sus proyectos de vida, simplemente dejan todo deseo de independencia atrás y resignándose a seguir ese camino indeseado en donde reunió todos sus esfuerzos para no estar ahí. Sin embargo, este estado de ánimo no es más que una decisión, es decir, sentirnos tristes es algo inevitable, pero sufrir por ello es opcional.

Además, el dolor no es algo que simplemente se siente y ya, sino que se presenta por que tiene una función muy importante en nuestras vidas que es la de encontrar y conocer tu propia fortaleza. Sentir tristeza es algo que nos hace sentir mal, es por eso que como personas empáticas, siempre tratamos de que otras personas no se sientan tristes especialmente si son conocidos que estimamos, pero hay que tomar en cuenta que no siempre podremos lograr anteponer un pensamiento positivo en las personas aunque lo intentemos por todos los medios, es por eso que a veces es más ayuda brindar apoyo y dejar que esta persona desahogue todas sus frustraciones.

Liberar nuestros sentimientos de tristeza  nos ayudará a sentirnos bien de una manera más sana y efectiva, también es el momento ideal para descubrir quienes están ahí para nosotros, en las buenas y en las malas, es una manera de ver el mundo desde una perspectiva más real por lo que pasar por el camino de la tristeza y la pena nos puede traer un aprendizaje que no se puede obtener de otro modo.

Perder algo importante para nosotros también nos llena de experiencias, nos damos cuenta que hicimos mal, muchas veces se deben a injusticias por parte de personas en que confiábamos, o injusticias por parte del sistema de otras empresas por ejemplo las de financiación o seguros, etc., nos damos cuenta que hay tanto personas dispuestos a apoyarte como aquellos que vienen con toda la intención de afectarte, también nos damos cuenta que fuimos muy inmaduros y que nos hacía falta más conocimiento, pero no todo el conocimiento viene de libros, academias o consejos, también vienen de caer, y no me refiero a pequeños tropezones, sino de perderlo todo.

Muchos empresarios exitosos no llegaron a hacer y escalar hasta la cima inmediatamente, muchos de ellos tuvieron que renunciar a sus ideas, y otros quedaron en la calle, pero no se quedaron con los brazos cruzados, sino que se dieron cuenta que esa primera idea que tanto los entusiasmó realmente no era algo factible, así que buscaron alternativas, totalmente fuera de juego comenzaron a crear ideas para intentar de nuevo conquistar el éxito desde un punto de vista nuevo.

Share This