Lo único sobre lo que tengo control: yo mismo. | Felipe Gonzalez Gervaso

Si realmente quiero mejorar la situación, puedo trabajar en lo único sobre lo que tengo control: yo mismo.

 

Siempre solemos experimentar momentos en los que nos sentimos desanimados y débiles, sin sentirnos capaces de lograr nuestras metas y objetivos , pero ¿por qué esta actitud pesimista? ¿Podemos evitarla y/o cambiarla?.

 

Al inicio, cuando visualizamos un objetivo , iniciamos con ganas, ánimos e inspiración para alcanzarlo, pero con el paso del tiempo las fuerzas se diluyen y terminamos por abandonar lo iniciado.

 

Esto puede evitarse si desarrollamos nuestra mentalidad ganadora, una mentalidad positiva predispuesta a lograr lo que nos propongamos a pesar de obstáculos y el tiempo que nos lleve lograrlo.

 

La mentalidad ganadora es la razón por la que unas personas son triunfadoras y otras no. Pensando positivamente será mucho más probable que lleguemos al éxito, que si tenemos una actitud pesimista e indecisa.

 

Tu mente es clave en tu desempeño, tener una mente ganadora será determinante  para conseguir alcanzar nuestro éxito. Nuestra realidad dependerá de las ideas que fabricamos e introducimos en nuestra mente, mientras más pensemos en algo, y mientras más lo visualicemos, más posibilidades tendremos de autorrealizarnos. Esta es la base de lo que conocemos como la ley de atracción.

 

El proceso para lograr transformar una mente perdedora en una ganadora, no es fácil, más tampoco imposible. Cambiar la manera de pensar y razonar lleva esfuerzo y tiempo, pero en definitiva, si podemos entrenar nuestra mente para lograr alcanzar nuestras metas y objetivos. .
Primero que nada debes aprender a creer en ti, de verdad, con firmeza, a confiar en tus habilidades y capacidades. Es necesario entender que siendo negativos y poco receptivos a los cambios, será muy difícil que logremos destacarnos en algún aspecto de nuestra vida.

 

Podemos destacar cinco aspectos que son fundamentales para luchar y lograr alcanzar la metas trazadas:

 

  1. Cree en ti, en tus capacidades y habilidades.

 

Debes tener confianza en tu visión y en tu talento, pues sin eso nunca lograrás absolutamente nada. No puedes esperar que los demás vean en ti algo que ni tu eres capaz de ver. Periódicamente debes analizarte, cuáles son tus fuentes de motivación y como se encuentra tu autoestima, y trabajar para elevarla si es que esta baja.

 

  1. Visualiza te como ganador.

 

Lo primero para ser un ganador, es verte como uno. Visualiza te como una persona triunfadora, pues lo que piensas se traducirá en sentimientos, y si te sientes un ganador pues tus hechos te acompañarán.

 

  1. Eres el único responsable de tu vida

 

Debemos ser conscientes de los pasos que vamos dando, y estar preparados para asumir la responsabilidad de nuestros actos.

 

  1. Piensa positivo

 

Las ideas se adentran en nuestro subconsciente permitiendo que, mientras más las pensemos y las vivamos, más difícil será que se borren de allí, y si están en nuestro subconsciente llegará un momento en que  simplemente fluirán y formarán parte de cada momento de nuestra existencia, evitando dar paso a ideas o pensamientos negativos.

  1. Está atento a la aparición de oportunidades

 

La mente ganadora ve oportunidades donde otros solo ven pérdida de tiempo, y esto es lo que diferencia a la gente exitosa de la que no. Las oportunidades  no siempre vienen del trabajo con un golpe de suerte, vienen derivadas de una actitud positiva y alerta del entorno.

Share This