Motivación positiva | Felipe González Gervaso | Felipe Gonzalez Gervaso

Al escuchar el término “motivación positiva” tal vez suene extrañamente redundante, pues generalmente asumimos que la motivación es algo positivo, pero lo cierto es que existen diversos tipos de motivación, entre ellas la motivación negativa, por eso es necesario identificarlas.

La motivación positiva es conocida como intrínseca, mientras que la negativa se le denomina extrínseca,  a continuación se dará una breve descripción de lo que son cada uno:

  • Motivación intrínseca: Es la que nos lleva hacia algo positivo, hacia movernos para lograr algo, aquello que nos impulsa a salir adelante por placer y satisfacción.

 

  • Motivación extrínseca: Es conocida por ser negativa, pues es un impulso por interés o conveniencia, no se obtiene ninguna clase de satisfacción personal al realizarla.

 

Si bien, ambos tipos de motivación nos va a llevar a donde queremos, debemos de destacar la importancia de la motivación positiva sobre la negativa, en la primera, ese sentimiento de satisfacción al hacer las cosas, nos ayudará a prevalecer a pesar de los obstáculos, es algo que se encuentra en lo más profundo de nosotros y que supera cualquier deseo material, tanto es así que incluso si no se gana ninguna clase de compensación, el simple hecho de hacer lo que se ama, se convierte en un estilo de vida satisfactorio.

Por otro lado, la motivación negativa depende de un bien material o superficial, por lo que si no se cumplen esas expectativas resulta fácil titubear o abandonar. Alguien que tiene un proyecto por conveniencia, normalmente salta de objetivo en objetivo, de lugar en lugar, no establece un compromiso y un afecto con las personas que le rodean, por lo que se tiende a ser personas de poca confianza si el resto del equipo o integrantes se mueven con motivación positiva.

La motivación negativa también es válida y necesaria en ciertas circunstancias como cumplir el objetivo de otra persona, pero si se desea llegar a cumplir un objetivo personal es necesario observar que la clase de motivación que estamos desarrollando sea positiva, de este modo habrá la suficiente fuerza de voluntad para llegar hasta el final y no perder el camino.

Cuando se trata de iniciar un proyecto desde cero con ayuda de otras personas, es importante poder identificar en ellos el tipo de motivación,  muchas veces los dueños o los líderes le dan un cargo  muy importante a personas con motivación negativa, que puede abandonar en cualquier momento para buscar mejores oportunidades, mientras que entre los subordinados puede que haya alguien con motivación positiva, que esté ahí porque lo haya buscado con esmero, que se identifica con el objetivo del proyecto e incluso estudio especialmente para llegar a trabajar en un lugar como ese.

Así que toma en cuenta muy bien estos tipos de motivaciones, identifícalas en ti mismo y en tu equipo de trabajo para poder llevar tus objetivos a un peldaño superior con ayuda de personas leales e intereses en común.

 

Espero que te sea de ayuda. Felipe González Gervaso

Share This