No eres un muñeco que busca la aceptación de otros | Felipe Gonzalez Gervaso

No eres un muñeco que busca la aceptación de otros

En ocasiones nos encontramos con la necesidad de estar aprobados por las demás personas, buscando con esto la inmunidad al dolor o a la decepción. Sin embargo, esta aprobación nos trae problemas a futuro, de tal forma que si encontramos la desaprobación en algunas personas entonces nos ocasionaría decepción, frustración, y necesidad de cambiar sólo para que esa persona no vea como ella quiere.

Lograr la aprobación de los demás es una pérdida total de tiempo, y eso suele ocurrir sin darnos cuenta, evitando que nuestro desarrollo profesional crezca como debería ser. No obstante, este problema puede desarrollarse de tal forma que se convierta en una necesidad.

 

El pensamiento de los demás es más importante que el mío

 

La aprobación externa forma parte de las necesidades de muchas personas que tienen problemas a diario. Muchas veces nos encontramos con halagos de quienes nos rodean a diario, dentro de cariños, cumplidos y aplausos. Pero cuando eso no ocurre, nos sentimos fatales y decidimos hacer lo necesario para que esas personas vuelvan otorgarnos esos momentos que nos hacen sentir tan bien.

 

Cuando nos sentimos alegres solamente al recibir la aceptación de los demás que es un problema, ya que estamos dejando a un lado lo que nosotros queremos para nuestra vida profesional para poder apoyar las ideas de otros. En pocas palabras, vendemos nuestra valía personal.

 

 

Debemos llevar la vida con calma, siendo originales y genuinos en todo momento, y si bien debemos acatar ciertas recomendaciones que nos hacen las personas que nos rodean, nuestras ideas también son importantes y deben de ser tomadas en cuenta. En ningún momento debemos de sacrificar nuestro yo interno, y sólo debemos transformar nuestras opiniones para que estás sean aún mejores.

 

Adoptar un comportamiento de acuerdo a lo que piensan los demás en ocasiones es más fácil, ya que esto nos inspira a salir adelante. Sin embargo, es un problema que debemos atacar ya que estamos cediendo el control de nuestras vidas hacia otras personas.

 

Finalmente, cada persona es un mundo, y poseen opiniones y pensamientos que pueden variar. Solamente debemos aceptarlos tal como son, y si existe algún rechazo o desaprobación de su parte, debemos tener en cuenta el hecho de que nuestras opiniones son diferentes, y esto no debe hacernos sentir mal en ningún momento. Solo seamos felices, y continuemos con nuestro camino.

Share This