No eres un muñeco que busca la aprobación de otros | Felipe Gonzalez Gervaso

No eres un muñeco que busca la aprobación de otros. Varios estudios han demostrado que la mente humana está programada para buscar la aceptación de los demás. Incluso, es un rasgo natural que se remonta a la época de las cavernas cuando algunos necesitaban de otros para mantenerse con vida. Y es que ser expulsado de la tribu suponía una muerta segura.

Sin embargo, los tiempos han cambiado, por lo que aspirar a conseguir la aprobación de todos de manera excesiva resulta perjudicial para cualquiera, así lo afirma Felipe González Gervaso, especialista en autoayuda y motivación.

¿Por qué no es bueno codiciar la aceptación de los demás?

En muchas ocasiones, buscar la aprobación de otros puede atentar contra tu propia personalidad, pero el verdadero problema radica cuando pretendemos conseguir la aceptación social de los demás para sentirnos seguros de nosotros mismos, tomar decisiones o validar que somos buenos haciendo alguna actividad.

Cuando nuestra autoestima la determina las opiniones de otras personas o nuestras decisiones dependen de los gustos o preferencias de otros, es símbolo de que eres un individuo sin identidad que  tiene miedo de mostrarse como realmente es.

Aunque, este no es el único problema, según el experto Felipe González Gervaso también muestran otros rasgos que restringen el crecimiento personal. ¡Toma nota!

 

Se creen el centro del mundo

Una persona cuyo estilo de vida se base en buscar la aprobación de los demás, piensa que los ojos del mundo están puestos sobre ella. Pero, terminan decepcionándose de sí mismas cuando notan que otros están ocupados cumpliendo sus sueños y no tienen tiempo para prestarles la atención que creen merecer.

No comprenden la pluralidad de pensamiento

Otro de los rasgos de este tipo de personas es que no tienen la capacidad de entender que cada quien tiene una perspectiva distinta de la vida y del mundo. Por lo tanto, no saben que existen individuos que son capaces de tomar sus propias decisiones y poseen gustos diferentes.

 

Gastan más energía de lo normal

Buscar aceptación social es una actividad que suele agotar bastante, puesto a que requiere de mucho tiempo y energía. Además, centran su vida en mostrar una máscara que no les permite exhibir sus atributos, incluso los limita a crear ideas auténticas y a seguir sus propios sueños.

Por último, Felipe González Gervaso, quien también es experto en emprendimiento, añade que buscar la aceptación de los demás de forma constante te convierte en un esclavo de las opiniones, percepciones y gustos de otros. De manera que no tienen pasiones ni la capacidad de emprender sus propios proyectos.

imágenes: Pixabay.com

 

Share This