Prepárate emocionalmente para el voraz mundo de los negocios. | Felipe Gonzalez Gervaso

Prepárate emocionalmente para el voraz mundo de los negocios. Hemos insistido en numerosas ocasiones sobre lo necesario de prepararse de distintas maneras antes de iniciar cualquier proyecto o emprendimiento. Una de las maneras más importantes en la que nos debemos preparar es emocional y mentalmente. En los negocios la mente juega un papel muy importante, es la que nos guiará a tomar las mejores decisiones, pero las emociones pueden nublar o iluminar nuestro juicio, y tenerlas bajo control jugará a nuestro favor y nos brindará grandes beneficios.

Quienes dejan que sus emociones tomen el control suelen ser débiles y muchas veces fallan y fracasan al encontrarse dificultades en los negocios. Luego están los fríos que pueden tomar decisiones calculadas y totalmente mentales y pueden ser muy exitosos, ya que cada paso que toman está planificado cuidadosamente y sin dejar que interfieran falsos juicios. Y luego están los grandes maestros que se apoyan en sus emociones para tomar las mejores decisiones, es decir, tienen un control tan grande de sus emociones como lo tienen de su mente y pueden fusionar ambos conceptos para llegar siempre a la decisión correcta.

Por supuesto, llegar al tercer escenario, al máximo control de mente y emociones, es sumamente difícil y es algo que tenemos que lograr a través de años de esfuerzo. Sin embargo, podemos mentalizarnos desde el principio y tratar siempre mantener a las emociones donde deben estar.

¿Por qué esto es tan importante en el mundo de los negocios?

La respuesta es bastante sencilla. Si ya en nuestra vida cotidiana las emociones pueden llegar a afectar no solo como nos sentimos sino también como interactuamos con los demás, ¿no será así también en los negocios?

Muchas veces estamos deprimidos y no queremos hablar, o estamos furiosos y tomamos decisiones impulsivas. Ahora imagina esos escenarios, pero en un negocio o en tu empresa ¿verdad que pueden afectar y cambiar el rumbo de tu emprendimiento?

Es importante que nos mentalicemos que el camino no es sencillo, que debemos trabajar y que sin importar nuestros esfuerzos siempre existirán agentes externos que pueden interferir. Cuando eso ocurra debemos ser estoicos y manejarlos correctamente. Si nos caemos nos levantamos y lo seguimos intentando.

Una de las cosas más comunes en el mundo empresarial, es cuando una persona se encuentra con un obstáculo o fracaso y automáticamente se rinde. Su espíritu se ve doblegado y no quiere seguirlo intentando, la depresión se adueña de su mente. Un grave error. Si esa persona controlara sus emociones sabría que debe seguirlo intentando y que simplemente debe reorganizarse y atacar de nuevo.

Entre los hombres más ricos del mundo se encuentran personas que fracasaron innumerables veces, pero no se rindieron jamás, lo volvieron a intentar, y lo siguieron haciendo hasta que por fin lograron el éxito. No se dejaron influenciar por el fracaso y su estado mental permaneció fuerte.

No quiero lugar a malas interpretaciones, no significa que debes dejar de sentir, porque siempre sentirás, significa que debes aprender a separar esas emociones de tu proyecto y mantener la vista siempre en la meta.

 

 

Share This