Sigue estos simples trucos y quítate el mal humor | Felipe Gonzalez Gervaso | Felipe Gonzalez Gervaso

Felipe González Gervaso nos comenta en este post:
¿Agobiado por el día a día? Pues te traemos pequeños trucos que puedes aplicar en tu rutina para sonreír en medio de las complicaciones.

Entiende que un mal día lo tiene cualquiera, pero las acciones que tomamos cuando estamos presos del mal humor repercuten indefectiblemente en nuestro entorno y nos cargan de energías negativas.

Aprender a manejar nuestras emociones nos hará menos vulnerable y nuestra familia y amigos lo agradecerán.

La próxima vez que te sientas presa de la ira, el dolor o la tristeza, aplica alguno de estos sencillos consejos y mira como la situación se transforma:

¡Respira!

Esta parece una pequeña acción pero alivia enormemente las tensiones y te hará sentir mejor.

La respiración te ayudará a conseguir la tranquilidad y oxigenará todas las células de tu cuerpo. Respira profundamente una, dos, tres o las veces que sean necesarias

Canta tu canción preferida.

No importa si estás en tu casa, en la oficina o en el metro, tomate unos minutos y recuerda esa canción que te hace sonreír y cantar en voz alta. Cuando te conectas con la música tu mente e oxigena y se desconecta de las situaciones negativas.

Baila y baila

Si tienes la oportunidad de tomar unos minutos a solas, deja que tu cuerpo se mueva sin parar, suelta los brazos, las piernas, mueve tu cabeza y deja que la energía fluya.

Si recibes la compañía de tu familia, amigos o tu hermosa mascota te descubrirás muy pronto sonriendo y con un estado más calmado.

Toma un respiro

Cuando la molestia nos invada es importante que hagas un alto y te tomes un minuto para respirar profundamente y descargar las tensiones. Sal y toma aire fresco, da una vuelta y regresa con la mente despejada.

Recuerda que cuando estamos presos de la rabia podemos decir cosas hirientes que luego no podremos revertir.

Share This