El sueño y las metas alcanzables. | Felipe Gonzalez Gervaso

El sueño y las metas alcanzables.¿Te ha sucedido que te planteas hacer algo pero terminas abandonándolo a medio camino sin poder lograrlo, por la razón que fuera? O quizás tienes un sueño, pero no sabes exactamente por donde comenzar para que se haga realidad. Todos tenemos sueños que queremos cumplir. Sea personal, laboral, académico o de estilo de vida, entre otros muchos. Pero no todas las personas parecen tener ≪suerte≫ con el tema de hacer realidad esos sueños. Sin embargo, todo el mundo puede hacer sus sueños realidad, si por principio, saben soñar.

¿Qué es exactamente tener un ≪Sueño≫ que cumplir?

Para comenzar, no todo deseo en la vida es un sueño. Bien podría tratarse de un capricho, o peor aún, una obsesiva pesadilla. ¿Cómo los diferenciamos?

  • Sencillamente, los caprichos, son los deseos simples y fáciles de cumplir, pero que no siempre son beneficiosos para ti, ni ofrecen ventaja alguna y quizás por el contrario, resulten en algún despropósito. Un ejemplo sencillo de esto podría ser el capricho de comprarte un coche costoso que le viste a un compañero de trabajo. Pero, en realidad ni necesitabas el coche, ni lo querías realmente, tu modelo favorito siempre ha sido otro. Pero, no te querías quedar atrás. Te endeudaste para tener ese coche y ahora debes pagar por algo que ni siquiera es tu coche de ensueño.
  • Por otra parte, está la obsesiva pesadilla. Que no es otra cosa que ese deseo que te planteaste satisfacer a costa de lo que sea. Y que termina por solo ser un asunto de vida que te roba tiempo, esfuerzo, dinero y peor aún, sosiego. Porque por más que lo intentas no lo logras, ya sea porque está fuera de tu alcance, porque no es viable, porque va contra tus principios o muchas otras razones. Un ejemplo aproximado podría ser un emprendedor que se ha obsesionado con un negocio que no es viable, ni encuentra mercado, ya que su producto no es útil o su servicio innovador. Y sin embargo, pasa años invirtiendo dinero y esfuerzo en crear ≪ese≫ producto, sin analizar los prospectos de negocios alternativos y rentables que se le han presentado en el tiempo, por no querer cambiar su “deseo”.

Pues bien, estos no son “sueños”. Un sueño no debe ser inviable, imposible o improbable, a menos que estés durmiendo realmente.

Los sueños son metas que queremos alcanzar. Y esto los convierte automáticamente en objetivos que necesitan forma, planificación, viabilidad y consecución. Si quieres cumplir un sueño, debes comenzar por darle una forma apropiada. Debes además, construirle un camino hacia lo posible y establecer los pasos necesarios para alcanzar esa meta.

Como hacer de tu sueño un objetivo alcanzable.

Una vez aclarado que es un sueño realmente. Entonces, vamos a ayudarte a construir el camino a tu sueño de manera adecuada.

  • Primeramente, analiza bien qué es lo que quieres lograr, especifica bien todo al momento de darle estructura a tu meta.
    • Aquí hazte simples 6 preguntas la meta –el sueño –que quieres lograr. Las cuales son: qué, cómo, cuándo, dónde, por qué y para quién.
    • Seguidamente, cuantifica los pasos que debes dar, para poder determinar en qué punto del camino te encuentras.
  • En todo caso, siempre ten en cuenta, que tu meta final y todos los pasos previos de corto, mediano y largo plazo deben ser viables. Cada meta siempre debe ser alcanzable.
    • Para ello debes plantearte objetivos realistas, en base a tus capacidades y habilidades reales, así como también, en función del mercado y el contexto que rodea a tu proyecto. Todo esto debe ser compatible y complementario entre sí. Porque esto es el rumbo para lograr tus objetivos.
    • Establece metas y objetivos que nunca vayan contra tus principios y valores Pues terminaras abandonando a medio camino.
    • Planteate además que tus metas a corto y mediano plazo, signifiquen pequeños retos que al ser alcanzados ayuden a mejorar tu autoestima.
  • Finalmente planteate si tu análisis indica que tienes oportunidad, porque estas en el momento y mercado correcto. Y así dedicar tiempo, esfuerzo y recursos en pleno para alcanzar tu meta, por los caminos que has trazado para ello y de manera productiva. Quizás en algunos casos, convenga esperar o cambiar a tiempo de rumbo.

Para cerrar, te recomendamos, tratar tus sueños siempre como lo que son, metas alcanzables. Quitale el halo mágico de misterio que los hace parecer imposibles. Y sobre todo, si ya sabes que quieres y como ir hacia esa meta, entonces nunca te rindas, se constante, persistente y mantén tu compromiso con tus objetivos.

Share This