¿Te animas a comenzar un proyecto nuevo? ¡Arriésgate! | Felipe Gonzalez Gervaso | Felipe Gonzalez Gervaso

 

¿Te animas a comenzar un proyecto nuevo? ¡Arriésgate!

Un error, intenta algo nuevo    A lo largo de nuestras vidas, escuchamos a las personas decir que “errar es de humanos” o “cualquiera comete un error” y ciertamente, todos hemos ejercido acciones inapropiadas alguna vez, pero no es equivocarse lo que verdaderamente nos convierte en seres racionales, sino saber reconocer nuestros fallos, solucionarlos y seguir adelante.   A propósito de este tema,  Felipe González Gervaso, sostiene que el temor al fracaso nos impide empezar una etapa nueva, porque en muchas ocasiones no tenemos la disposición de visualizar nuestros errores como una oportunidad para volver a intentarlo, encerrándonos en un círculo de emociones negativas e infelicidad.

¿Te animas a comenzar un proyecto nuevo? ¡Arriésgate!

De todas las habilidades que posee el ser humano, ninguno es capaz de prever un error, por tanto, nada puede evitar que te equivoques, pero si tenemos la capacidad de arriesgarnos a emprender un proyecto nuevo e intentar hasta lograr el objetivo.   Y es que equivocarnos nos ayuda a adquirir experiencia, además teniendo en cuenta el aprendizaje que hemos adquirido de nuestros errores, tendremos la posibilidad de disminuir los riesgos de obtener resultados pésimos.   La vida es una constante de ensayos y errores, esto nos puede permitir descubrirnos y redescubrirnos en cada etapa que atravesemos. Ahora, ¿quieres aprender a solucionar tus errores de manera positiva? Entonces, sigue los consejos que nuestro experto Felipe González Gervaso, describe a continuación.  

  • Identificar: Sin duda alguna, el primer paso que debes dar para solucionar efectivamente tus errores, es identificarlos puesto que, si no eres capaz de asumirlos, probablemente te quedarás estancado sin poder continuar.

     

  • Evaluar: Nada es fortuito y si la raíz del problema no está en ti, es necesario que evalúes ciertos factores externos que te hayan conducido a la equivocación ya sea por una mala decisión o, tal vez, por alguna mala asesoría.

     

  • Reflexionar: Luego de haber identificado la causa del error, realiza un análisis de la situación, de esta manera podrás descubrir que el propósito del proyecto que iniciaste no se adapta a tus realidades y necesidades, o que simplemente, no es lo que realmente te gusta hacer.

     

  • Concluir: Cierra el ciclo y no te quedes estancado. Determina lo que pudo haber sido factible y crea las soluciones para evitar caer en estado de frustración, así abrirás la mente a nuevas experiencias para continuar.

 

  • Avanzar: Es el paso más determinante, si lo que habías iniciado no te resulto, pues es el momento de avanzar e iniciar una nueva etapa.

  Este proceso es conocido por Felipe González Gervaso,  como la “Transición del error”. En síntesis, la  idea es abrir paso a nuevas oportunidades.

Share This