Técnicas de Éxito: Demuestra aprecio honrado y sincero.Felipe González | Felipe Gonzalez Gervaso

Siempre llega un momento en nuestras vida cuando ya no nos sentimos motivados a hacer lo que nos solía gustar, o ya no nos esforzamos tanto como lo hacíamos desde un principio, a veces cuestionamos si realmente vale la pena hacer lo que hacemos. Esta falta de motiva a veces se da porque no vemos lo resultados que esperamos.

 

A veces nos encontramos en una situación en donde tenemos que guiar personas, ya sea a nuestros hijos, nuestros empleados, o equipo de trabajo, y es normal que con cada persona se tenga que tratar con una carga emocionar que llevan consigo, tales como inseguridad, problemas, temores, falta de conocimientos, entre otras. Es ahí cuando demostrar aprecio por los demás es un arma muy efectiva.

 

Siempre debemos de demostrar afecto, pues es una de las necesidades básicas de todo ser humano e incluso de otras criaturas vivientes como nuestras mascotas, crea un lazo fuerte de confianza y estima. El aprecio que debemos de demostrar debe de ser honrado y sincero. No es bueno fingir aprecio para conseguir algo a cambio, ya que las personas pueden sentirlo y esto en vez de traer algo bueno a nuestras relaciones, lo empeorará aún más.

Existen diferentes formas de demostrar aprecio de acuerdo a las personas con quienes estamos, por ejemplo, a nuestros familiares y amigos íntimos podemos expresarlo con besos, abrazos y actos que transmitan a la persona que la estás apoyando, y que sientes cariño y respeto por ellos. En el trabajo o en la escuela, puedes demostrar aprecio haciendo un halago a la labor de tu empleado o compañero, expresarle tu agradecimiento por su esfuerzo y premiar sus logros, incluso dar detalles más íntimos como festejar el cumpleaños de alguien junto a tus compañeros, logrando así un acercamiento en ambos casos.

 

Eventualmente, estas muestras de aprecio sinceros irán creando un sentimiento de agradecimiento con las personas que te rodean, y por si solos ellos responderán al acercarse y ayudarte en momentos difíciles por voluntad propia y como muestra de agradecimiento a lo que has hecho por ellos,  en el trabajo lograrás que tus empleados y compañeros desarrollen un sentimiento de lealtad y motivación, verás que cada vez es más fácil que ellos te respondan a tus demandas haciéndolo por gusto  y respeto, y no obligación o miedo.

 

 

Nuestra forma de vida monótona a veces nos hacen caer en la insensibilidad, no damos ni recibimos afecto, si te llegas a sentir poco motivado, tal vez es que necesitas alguna muestra de aprecio, por eso rodéate de personas que valoren tu trabajo y ábrete a las personas que te estiman. Evita encerrarte en algo y mantén el contacto con las personas.

 

Nunca subestimes el poder del cariño, déjate sorprender de las cosas más pequeñas, sé una persona sencilla, nunca te ubiques por encima de otras personas, recibe las muestras de afecto y devuélvelas  incluso hasta a las personas que te han tratado mal, nunca sabes cuándo puedes enseñarle a alguien a ser mejor persona, y ya verás que las cosas buenas vendrán con eventualidad.

 

Espero que te ayude: Felipe González Gervaso

Share This