Tienes que hacer que ocurra. Esfuérzate cada día. | Felipe Gonzalez Gervaso | Felipe Gonzalez Gervaso

Felipe González Gervaso nos comenta en este post: A muchas personas se nos hace difícil que las cosas ocurran, o llevar una vida organizada o seguir un plan al pie de la letra, las distracciones y una falta de cultura de organización son todo un obstáculo para hacer lo que queremos.

Aunque nos encontremos motivados para poder realizar por fin ese sueño que siempre quisimos, cosa como la televisión, las redes sociales, la fiesta del vecino, y muchas cosas más pueden truncar nuestros planes.

La clave para que las cosas ocurran es la organización, ya que esta nos dará la pauta para no perder el camino y no olvidar nuestro objetivo con el pasar del tiempo, también nos ayuda a medir el tiempo en que tenemos que hacer cada etapa de nuestro proyecto, y a pensar con anticipación todo lo que se necesita para poder lograrlo, entre muchas otras cosas más.

Cuando se tiene un proyecto a largo plazo y que es muy complicado, es común que con el tiempo las cosas se hagan cada vez más difíciles, lo cual puede ser frustrante e incluso dar miedo, pero como dice la expresión, es mejor ir resolviendo las cosas “a pasitos de bebé”.

Ir proponiéndonos metas diarias, nos ayudará a no sugestionarnos  e ir resolviendo y armando nuestro proyecto poco a poco, disminuyendo posibles errores de omisión. Las herramientas de organización nos ayudará a ir fijando una meta por día, de ese modo también se podrá tener un estimado del tiempo en que nos demoraremos en ir avanzando y los costos que estos impliquen.

Por poner un ejemplo cotidiano: una persona que trabaja y tiene varias cosas que hacer en el día normalmente termina olvidando de reparar esa puerta molesta que rechina, pagar los impuestos, ir por la compra, llamar a familiares, sacar a pasear al perro son actividades más importantes que dejan en último lugar o en el olvido aquello más sencillo. Pasan los días, las semanas y los meses, y la puerta no deja de rechinar a pesar de que esta persona se prometa hacerlo en el “mañana” que nunca llega.  Pero, un día esta persona se propone organizarse, tomar un lápiz y papel y se pone a recordar todo lo que tiene que hacer en el día incluyendo la puerta, él pudo hacer todos los mandados y gracias a que estaba todo en escrito, aquella puerta rechinante dejó de ser algo aplazado.

La persona del ejemplo pudo terminar sin falta cada una de las cosas que quería lograr gracias a que todo estaba escrito en papel, como bien dicen: “nunca confíes en tu memoria, que es traicionera”, en un mundo ruidoso y lleno de distracciones es común olvidar cosas que pueden llegar a ser determinantes en el devenir de nuestro objetivo.

Para poder llegar al éxito, es importante no parar, hacer un poco cada día, así poco a poco como gotas que llenan un estanque, tu proyecto irá tomando forma, a una velocidad moderada pero segura, cuidando de que cada una de las etapas que la conforman sus cimientos sean firmes y fuertes.

 

Espero que te ayude: Felipe González Gervaso

Share This