Perseverar y saber trabajar. Todos los grandes éxitos lo tienen | Felipe Gonzalez Gervaso

Perseverar es fundamental para alcanzar nuestras metas de vida, y es necesaria mucha disciplina para poder desarrollarla y mantenerla. El éxito no se construye de la noche a la mañana, muy al contrario, requiere de tiempo, esfuerzo y mucho sacrificio para ser conseguido.

La perseverancia es una de las cualidades más necesarias que debemos desarrollar e nuestras vidas, pues, el camino para lograr el éxito, es un camino largo, lleno de obstáculos y dificultades, y solo aquellos que luchas por mantenerse y seguir en el camino llegan lograr a la meta soñada.

 

La perseverancia se define como constancia, tenacidad, consistencia, disciplina, dedicación, trabajo, esfuerzo, mucha determinación y fuerza de voluntad. Todas estas cualidades, forman un conjunto imprescindible que nos llevará a superar las barreras de la mente que nosotros mismo creamos y nos imponemos, porque para lograr alcanzar el éxito, es imperativo insistir y nunca desistir.

 

La principal causa del fracaso, es la falta de perseverancia, y lamentablemente, es una debilidad muy común en la mayoría de los seres humanos, pero que es superable mediante esfuerzo y trabajo duro. Para ellos debemos mantenernos enfocados en el deseo, en lo que nos llevó a plantearnos la meta propuesta. Si esto se mantiene vivo, nuestra fe y motivación permanecerán intactas, permitiéndonos no rendirnos cuando los momentos difíciles lleguen.

El deseo es el motivo por el cual nos sentimos inclinados a realizar ciertas cosas o a plantearnos determinadas metas y objetivos. Inicia primero con una emoción, que se trasforma luego en sentimiento, para luego finalmente desarrollarse como un deseo.

 

Es necesario que la perseverancia vaya acompañada de mucha fuerza de voluntad, que no es más que la fuerte decisión de querer hacer o lograr pase lo que pase. Es lo que nos brinda el impulso necesario para poder llevar a cabo lo que escogimos como nuestra meta. La fuerza de voluntad es determinante para forjar el carácter de un ser humano. Es la capacidad de que tiene una persona de enfocar su voluntad hacia sus objetivos planteados, aunque esto signifique hacer sacrificios, que pueden incluir privarse de ciertas cosas, y hasta cambiar costumbres y hábitos, y enfocarlos de acuerdo a la meta propuesta. Es la intención de poder llevar a cabo lo propuesto a pesar de los problemas y obstáculos que se nos presenten en el camino.

 

La motivación es sinónimo de movimiento, es lo que impulsa y lleva a una persona a realizar ciertas cosas específicas, las cuales a través de la perseverancia, le permitirán alcanzar sus objetivos propuestos. Es entonces, la unión del trabajo y esfuerzo con la fuerza de voluntad, enfocados en lograr las metas y sueños. Es la capacidad que se tiene de mantener dirigida la acciones y la conducta de una persona hacia el logro de la meta propuesta. La motivación nos permite mantenernos enfocados, sin desviarnos, hacia lo que deseamos.

 

La perseverancia, entonces, no es más que la llave para poder alcanzar nuestros sueños, y podemos obtenerla a través de la disciplina, cuando entendemos y aprendemos a combinar el deseo, la fuerza de voluntad y la motivación, con el trabajo, el esfuerzo y la fe.

Share This