Tú eliges la importancia que das a las cosas | Felipe Gonzalez Gervaso

Tú eliges la importancia que das a las cosas

“Tú mismo construyes tu camino, tu éxito y eres el único que tiene el verdadero poder de controlar tu mente, esto significa que tú eliges la importancia que das a las cosas”.  Felipe González Gervaso.

Bien, ¿qué nos quiere decir nuestro especialista con estas palabras tan interesantes? Simple; que tú eres el único que tiene poder sobre ti, pero hay un fragmento que nos llama mucho la atención y es el siguiente: “tú eliges la importancia que das a las cosas”.

Por ello vamos a hacer énfasis en esta frase:

La solución o el problema ¿qué es más importante?

A veces nos estancamos por centrar nuestra mente en aquello que no nos permite crecer. ¿Te ponemos un ejemplo? Vamos allá.

Si le das más importancia a tus problemas que a las soluciones, ¿qué crees que pasará? Es lógico, vivirás inmerso en una tragedia constante, el detalle es que la decisión de priorizar en alguna de estas dos opciones la tienes tú, solamente tú.

Lo cierto es que no todas las personas tienen la fortaleza mental para reconocer qué es lo más importante, y claro, esto es un tema que está estrechamente vinculado con el nivel de consciencia de cada individuo.

Pues, si eres una persona positiva que siempre está en la búsqueda de superar las dificultades, seguramente verás la solución como lo más importante.

En cambio, alguien que esté acostumbrado a lamentarse y se centre en  buscar la compasión de los demás, evidentemente está poniendo sus problemas en el primer puesto de su lista de prioridades.

Y es aquí, donde muchas veces está la clave para ser personas exitosas; en nuestro enfoque. Sí, en enfocarnos en lo que realmente es importante para crecer y avanzar.

El secreto para darle importancia a lo que nos ayuda a trascender

Una de las fórmulas que  ha funcionado, es reírse de sus errores o ver sus fallos con sentido del humor y no con ese sentimiento de culpa y derrota.

Y ¿sabes qué? Esta fórmula funciona, porque es normal equivocarse, la cuestión está en saber aceptarlo y no vivir reprochándonos que tomamos una mala decisión y que por eso todo está perdido.

Así que, para concluir, esto no es una tarea fácil, porque la idea de equivocarnos no es algo tan divertido, pero aprender a verlo de esa manera te ayuda a priorizar en la solución y no en el problema.

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Gracias!

Share This