Un sueño es un objetivo con un plazo | Felipe Gonzalez Gervaso

Un sueño es un objetivo con un plazo

Casi todas las personas tenemos sueños. Esto es bastante positivo porque es una forma de imaginar y visualizar lo que deseamos ser en un futuro, sin embargo, muchos no se plantean la materialización de sus anhelos porque lo suelen asociar con deseos  inalcanzables.

Para el experto en autoayuda y emprendimiento, Felipe González Gervaso, ha llegado el momento de darle un giro a esta perspectiva acerca de los sueños, ya que al relacionarlos estrechamente con “logros” que están fuera de nuestro alcance ni siquiera nos establecemos cómo alcanzarlos.

Con el propósito de cambiar esta convicción, el especialista propone reemplazar el concepto de sueño por objetivo. Pero, ¿por qué? Pues este último está definido de manera más precisa y, lo más importante: se acompaña con acciones.

 

Sueños = Objetivos

Decir que un sueño es un objetivo con un plazo responde a una percepción subjetiva. Sin embargo, puede ser una forma de trazar un mejor plan para alcanzar lo que deseamos, así dejaríamos de relacionar nuestros anhelos con utopías.

Para muchos un sueño no es un objetivo, sino una idea imposible de materializar. Por esta razón, es que Felipe González Gervaso, quien también es experto en motivación, enfatiza que esta es un concepto subjetivo.

Y es que donde algunos ven una quimera otros simplemente actúan y la convierten en la realidad. Esta es la diferencia de quienes logran sus sueños y los que no.

 

Convierte tus sueños en objetivos

Aunque pienses que alcanzar tus sueños es imposible, la verdad es que puedes lograrlos si los conviertes en objetivos con plazos trazados. No olvidemos que todos tenemos la capacidad de lograr lo que nos proponemos.

Un objetivo es básicamente un fin definido de manera específica fundamentada en hechos. Por lo tanto, refleja nuestra voluntad de trabajar por alcanzarlo, así que visualizar nuestro sueño como un objetivo nos obligará a trazar un plan de acción donde se planteen estrategias, técnicas y se fijen fechas para su cumplimiento.

En otros términos, convertir nuestros sueños en objetivos nos ayudará a dilucidar de forma concreta y medible lo que deseamos lograr. Además, nos exhorta a precisar cuáles son las acciones que tenemos que ejecutar para lograrlo, todo enmarcado en un lapso de tiempo establecido (a mediano o largo plazo).

 

Imágenes Pixabay.com

En síntesis,  para ampliar las posibilidades de materializar nuestro sueño, lo mejor es contemplarlo como un objetivo a fin de crear un plan viable y medible.

Felipe González Gervaso 

Share This