Tener una meta grandiosa. | Felipe Gonzalez Gervaso

Tener una meta grandiosa.

En el mundo, es común encontrar personas con habilidades increíbles, ideas innovadoras, visión vanguardista y una profunda capacidad de análisis en perspectiva. Sin embargo, por diversas razones, algunas de estas personas, no encaminan adecuadamente su talento, experiencia y habilidades. En la mayoría de los casos, esto sucede por no accionar adecuadamente para alcanzar las metas. Pero sobre todo, por no tener una determinante motivación. Y que los mantenga enfocados además, en cómo crear el camino para llegar hasta a la gran meta. En resumen, por no tener una meta ambiciosa de largo alcance.

En algunos casos, no resulta tan notorio, así que pasa desapercibido incluso para la persona misma, el hecho de que aún no se desarrolla completamente como podría. En otros casos, es más que evidente, porque de tanto mantenerse en su zona de confort y de no retarse, deja de avanzar, terminando por retroceder o perder lo conquistado.

Por esto, hoy te queremos hablar de la importancia que implica tener ese objetivo general, o mejor dicho, la meta grandiosa que quieres alcanzar en tu vida o negocio. Algunos podrían llamarlo el Sueño a cumplir.

superar obstáculos. Felipe Gonzalezsuperar obstáculos. Felipe Gonzalez
  • https://www.facebook.com/Apoyo-a-Emprendedores-324637331207419/
  • https://plus.google.com/u/0/109382632447179178137

Superar obstáculos. Felipe Gonzalez

Tener esa meta grandiosa que alcanzar.

Desde el proyecto más complejo hasta el más simple, requieren primordialmente de una correcta planificación para ser llevados a cabo. De manera que, no se puede simplemente llegar al Everest sin aprender a escalar primero o sin prepararse físicamente para aguantar los embates del clima. Y más simple, si no sabemos ni siquiera donde está ubicada esa montaña. Lo mismo aplica a los negocios y a la vida personal, en fin, en todos los campos de nuestra existencia.

Es preciso evitar por todos los medios posibles, vivir la vida en base a la improvisación. Asimismo, ningún proyecto de negocio será exitoso, si no está direccionado a un objetivo concreto, hacerlo viable será labor de cada paso que demos para llegar a ese objetivo mayor.

El éxito ni es una creación divina, ni tampoco un azaroso hecho aislado. Es la concreción de una serie de hechos. Es resumen, es producto de toda acción que permite lograr cada meta u objetivo previamente planificado, para alcanzar nuestra gran meta. Lo contrario, es energía, esfuerzo y, lamentablemente, excelentes habilidades, mal canalizadas o desaprovechadas.

Por lo que, lo primordial es accionar constante y claramente enfocados tanto en el camino como en la meta. A dónde vamos y desde dónde partimos, cómo llegaremos y qué nos conviene más para nuestro trayecto. Dirigiendo cada esfuerzo a un mismo propósito, que finalmente será recompensado al alcanzar nuestro anhelado objetivo.

Motivación y trabajo constante.

 

Primeramente, busca eso que te motiva. Cuál es la razón que nos hace movernos cada día. El verdadero anhelo. Encontrarlo es muy importante, hará siempre el camino más sencillo al mantenernos enfocados hacia donde realmente queremos ir. Por ejemplo, en 20 años ¿qué esperas haber logrado con tu empresa?

De todas formas, esa gran meta que quieres alcanzar, debe estar fundada sobre ciertos criterios que aseguren que será posible alcanzarla. Principalmente, que no vaya contra quien eres, ni ética ni moralmente. Y que tampoco contraríe tu carácter, habilidades o capacidad. De esta manera podrás ir accionando para alcanzarla, fortaleciendo tu autoestima, lo que aumentará la motivación a cada paso. El anhelo por lograr la meta ansiada, crea a su vez mayor motivación para accionar eficazmente para alcanzarla.

Fíjate una meta viable, pero que sea ambiciosa. Rétate a cada momento, de lo contrario te estarías menospreciando. Asegúrate además de establecer una planificación de objetivos de corto y mediano plazo. Recuerda que tu meta de largo alcance te llevará tiempo.

 

Así que, encausa tu esfuerzo, habilidad y tiempo en concretar todos los pasos para lograrlo. Por ejemplo, si quieres ser un gran empresario con sucursales en todo el mundo, debes prepararte e ir conquistando cada día, cada mes y cada año, un nuevo objetivo que te conduzca a esa gran empresa que quieres lograr. No olvides que siempre puedes compartir este artículo o nuestra web en tus redes sociales, para ayudar a otros emprendedores en su camino al éxito.

Share This