Los resultados no son los que esperabas ¿Qué puedes hacer? | Felipe Gonzalez Gervaso

Los resultados no son los que esperabas ¿Qué puedes hacer?

 

Cabe destacar, que existen circunstancias donde los resultados no son los que esperabas, y es allí, donde surge la pregunta del millón ¿Qué hago? Cuando nos aventuramos en un nuevo proyecto, un nuevo camino o una nueva meta, siempre tenemos la duda sobre su resultado final.

Por consiguiente, nos preguntamos ¿Y si no resulta como yo quiero?, ¿Y si me equivoco?, ¿Y si después me arrepiento? Estas son las preguntas más frecuentes, que la mayoría de las personas se hace cuando va a dar un paso.

Motivo por el cual, muchas personas ni si quiera se atreven a dar el primer paso, se rinden sin ni si quiera haber empezado. Por esta razón, me pareció de gran importancia redactar este artículo para ti, y si has llegado hasta aquí, es porque el tema realmente te interesa.

Así que, te invito a que continúes leyendo este articulo, para que aprendas lo que debes hacer, cuando los resultados no son lo que esperabas. A continuación, se mencionarán algunas claves importantes para poder enfrentar este tipo de situación.

Conservar la calma

 

Lo primero que hacemos cuando obtenernos un resultado que no esperábamos, es perder la calma y la paciencia. Cabe destacar, que si esto sucede, tu mente se va a cerrar, y por ende, no te dejará pensar, ni analizar correctamente.

Motivo por el cual, no podrás tomar la mejor decisión en estos casos, en los que los resultados no son lo que esperabas, empeorando aun más la situación.

 

Analizar el plan que elegiste

 

Para poder entender lo que sucedió, es necesario que te sientes calmadamente, como ya se mencionó anteriormente, y comiences a analizar el plan que elegiste. Con esto me refiero, a que analices todo lo referente a este hecho, desde la meta que tenias en mente, los objetivos y la estrategia que pretendías aplicar.

Con la finalidad, de que puedas discernir si la falla se produjo en alguno de estos puntos, y así, ver si aun se puede resolver. De igual manera, te ayuda para ver si la decisión que tomaste no era la más indicada, la cual, deberías cambiarla entonces.

 

Pensar en una solución

 

Una vez que ya has cumplido con los puntos ya mencionados, te será mucho más sencillo tomar una decisión. Ahora es cuando llega el momento, donde sabrás que hacer cuando los resultados no son lo que esperabas.

Por ende, si fallaste al establecer tus objetivos, lo que debes hacer es modificarlos y continuar intentándolo. De igual manera, si el error ocurrió con la estrategia implementada, lo que necesitas es idear otra, y así sucesivamente.

Por último, lo más importante es que seas perseverante, en la constancia y la dedicación se encuentra el éxito. No importa que tus resultados no sean los que esperabas, lo importante es que no te dejes vencer por ello y aprendas a superar los obstáculos o situaciones imprevistas. ¡Sigue luchando y veras que alcanzarás tu meta en menos de lo que te lo imaginas!

 

 

 

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Gracias!

Share This