No solo se aprende de las cosas buenas | Felipe Gonzalez Gervaso

No solo se aprende de las cosas buenas

 

aprende

¿Sabias que no solo se puede aprender de las cosas buenas?  Para lograr ser un emprendedor exitoso, debes tener presente, que de “las cosas malas” también se aprende. Es más, aquellas situaciones que no son de tu agrado, son las que más te enseñan y las que más te ayudan a crecer y emprender.

Debes procurar aprender algo de cada cosa que te sucede, bien sea buena o mala, sobretodo de las malas. Ya que, cuando aprendes en que te has equivocado, disminuye la probabilidad de que vuelvas a cometer el mismo error.

Asimismo, debes aprender a analizar cada situación, desde que inició, hasta que finalizó, y como fue el desarrollo de la misma. Cuando analizas cada cosa que haces, adquieres un aprendizaje de cada una de ellas.

Por consiguiente, esto te ayudará a ir creciendo cada día más y a emprender. Cada vivencia, cada experiencia, cada decisión, debe ser un aprendizaje más en tu vida.

 

¿Cómo puedo aprender de las cosas malas?

 

Cabe destacar, que el ser humano aprende por ensayo y error. ¿Cómo así? Bueno, te coloco un ejemplo, cuando somos niños y nos caemos la primera vez de un triciclo, ahí aprendemos a que debemos mantener el equilibrio para no golpearnos.

Lo mismo sucede cuando somos adultos, seguimos aprendiendo por ensayo y error. Por mucho que te disguste, por mucho que te coloques triste, por mucho que no le prestes atención a una situación, está siempre te va a enseñar algo.

Por consiguiente, el principal objetivo de este artículo, es que aprendas a hacerte consiente de todo lo que sucede, para que de esta manera, tomes ventaja y aprendas de cada momento, de cada circunstancia.

Para lograr emprender, debes  discernir entre aquellas cosas que debes aprender, de aquellas que definitivamente debes dejar a un lado y desecharlas.

Si pasas toda tu vida, fluyendo sin prestarle atención a nada, sin sacar un aprendizaje de las cosas, no vas a lograr emprender, ni mucho menos alcanzarás el éxito. Porque la vida está hecha de eso, de experiencia y de aprendizajes que nos ayudan a desenvolvernos y afrentar cada día de una mejor manera.

El ser humano no nace aprendido, el aprendizaje es cuestión de práctica y de análisis. Muchas personas tienen la habilidad de aprender solo a través de la observación. Por ejemplo, pueden observar la actitud de otra persona y ver que no le funcionó o que no da los mejores resultados y aprende que eso no es lo correcto.

Sin embargo, como ya lo mencioné anteriormente, el ser humano aprende por ensayo y error. El mejor aprendizaje y el que mejor se fija en tu subconsciente es aquel que adquieres a través de la práctica.

Por último, debes recordar cada día de tu vida, que no solo se aprende de las cosas buenas. Es hora de que comiences a ser más analítico en tu vida, y a sacarle provecho a cada una de las cosas que te suceden, sin importar si son de tu agrado o no.

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Gracias!

Share This